Blogia
VOLVERSE HUMANO

Ya vuelvo.

Me acosté de tu lado. Había que dormir la siesta o el dueño del sol vendría por mí.
Hasta hoy yo creía que los jilgueros también dormían, o que no estaban, o que no estaban en nuestros árboles. Nunca los había escuchado. Seguramente porque escuchaba otras cosas. Tu respiración, por ejemplo. El latido de tu corazón. Tus “te amo” bajitos. Tal vez, sí, las chicharras; como las ranas de noche. Pero suenan de un modo tan monocorde que me adormecen.
En cambio los pájaros…
Busqué tu olor en la funda de la almohada, te encontré, te abracé, di vueltas, tenía calor, un bicho molestaba, hundí mi nariz hasta volver a encontrarte, abría y cerraba los ojos, miraba el frasco de tu perfume, tu rosario, tu San Antonio, las piedras que te regalé – llenas de tierra- y trataba de imaginarte haciendo lo mismo: mirando el rosario del espejo de mi auto; el ágata que llevo en la guantera, la amatista que cuelga del llavero, intentando dormir -vos también- , una triste siesta sin tres tristes tigres, con la butaca reclinada y bajo la sombra de un árbol en una calle polvorienta.
Ni vos ni yo pudimos. Pero pudimos con el resto. (O eso creo).
Yo, caminando al atardecer, queriendo perderme para siempre, sopesando ideas francamente estúpidas –sufrió una crisis profunda, no está en condiciones de regresar hasta pasado el verano; se quedará aquí, no la molesten, no sabe quién es, necesita tiempo-.
Después pasé a recoger los gemelos de tu padre, pero Valentín no estaba; había dejado un cartelito: “ya vuelvo”. Me senté en el umbral, recosté mi cabeza sobre la puerta despintada y encendí un cigarrillo.
Pasó una señora que no conocía y me dio las buenas noches; hundí aún más mi cabeza. Sentí más la tristeza.
Sentí la rabia profunda. El odio por el odio. Tantas preguntas sin respuesta. Tantas respuestas para nadie. Y todos los por qué. ¿Por qué así?
Me cansé de esperar a Valentín. Yo quería traerte esos gemelos. Yo no alcancé a medir – el día que los recuperaste- la importancia que tenían para vos.
A veces detesto mis ausencias, a veces me desintegro en mis propios dolores y olvido los tuyos.
Me pregunto en qué lugar los escondés. Porque cuando te miro, todo lo que veo es agua calma, un aire adolescente y sencillo, sonrisa sin tiempos.
Y tanta luz…
Aún hoy, sabiendo lo duro que será todo.

Mientras escribo esto, son las dos de la madrugada. A las cuatro tenés que irte. A las cinco pasa el micro que te traerá de regreso a las doce de la noche. Sólo para dormir conmigo.

-Ya vuelvo, mi amor.

Trescientos kilómetros sólo para dormir conmigo.

Ay,
Dios
Dios
Dios

si pudiera regresarte algo más que esos gemelos…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

26 comentarios

mon *en el cyber* -

hola Odalys, recién hoy, viernes, veo tu mensaje.
sí, claro, yo no puedo decidir por nadie; pero puedo decidir por mí.
las distancias existen, y los reencuentros también... no tengo razones para terminar con esta relación, ni con ninguna relación que me resulte "amorosa", "amable", o ponle el nombre que quieras.
besitos.

Odalys -

Mon, "lo mejor" es quererlo y hacerlo mientras nos haga felices.
Y dejar que el otro decida también si prefiere dormir 8 horas seguidas o a intervalos para completarlo con un abrazo.
¿Y será "justo" mantener el nombre de una relación aunque exista distancia y ninguna intención de reencuentro?
Y es que tienes un corazón grande y esa es tu casa, por eso va contigo a todas partes.
Besitos

mon -

sí magda, siento un gran amor... pero no es amor con nombre y apellido, es algo mucho más impersonal y creo que tiene que ver con la vida en sí.
hay actos de amor, que a su vez son potentes generadores de amor, o de energía, y que te llevan a tratar de meterte en la piel del otro, y tratar de comprender - una de mis obsesiones, comprender-
siempre pienso que la gente se preocupa muy poco por comprender, por llegar lo más hondo que puedas a otra persona.
tal vez el miedo a ver "qué tanto de vos está allí", nos vuelva tan autistas.
sé que doy amor, a mi manera lo doy.
y no se lo estoy dando a un saco de patatas.
pero prefiero la distancia, a esta cosa cruel de verlo levantarse a las 4, para volver 19 horas después.
digno y feliz, pero destrozado.
lo quiero digno y feliz, yo no merezco tamaño sacrificio.
bueno, que hoy se mudó, ya no hará esos viajes.
y eso es buen amor.
besitos linda.

Magda -

Querida Mon,

leo tu texto y te imagino sentada escribiendo a las dos de la madrugada en esa hoja en blanco que poco a poco se llena de tus sentimientos y que ahora nos compartes... Que gran amor sientes en ti, que inmenso deseo de entender y comprender a ese otro que recorre trescientos quilometros solo para dormir contigo. Sin embargo no creo que sea "sólo" para eso, seguro también para sentir de muy cerca todo ese amor que guardas para él y le haces sentir a cada momento, hasta cuando son las cinco y pasa el microbus... Lo duro que pueda venir estará siempre bajo tanto y tan valioso.

Muchos besitos para ti...

Mon *en el cyber* -

odalys:
magia!!!
;))
mira: cuando uno -y el otro- quieren, todo es posible.
pero lo posible, no significa siempre "lo mejor".
para nadie puede ser "lo mejor" dormir a lo sumo cuatro horas, porque hay cinco horas dedicadas - entre ida y vuelta- a viajar.
posible, es posible.
pero definitivamente no es lo mejor.
no me gustan los sacrificios, tampoco en nombre del amor.
yo estoy acostumbrada a más distancias de las que podrías imaginar.
nada se rompe en mi corazón por una cuestión de días, semanas, kilómetros...
las personas permanecen, cada cual tiene su lugar en mi interior - incluso mis hijos, a quienes prácticamente no veo- amores, amigos, casas, mascotas, todo está allí, aquí, conmigo.
yo jamás pongo distancia en el corazón.
prefiero las distancias reales, manejables, las de ida y vuelta.

y esto que cuento... bueno, es una circunstancia más... nada bonita, nada... pero como vos decís, no sirve pelearse con la vida.
besosssssss

Mon *en el cyber* -

nada:
detrás de los critales -de mis gafas- llueve y llueve.
tengo sobradas razones... y aunque más no sea porque estoy viva... y latiendo, y qué mas quiero?
a mi manera soy feliz: siento, lo digo, y nunca sé nada.
voce comprende :))
besos.
PS: todos los días te tengo muy presente... por aquello de la protección... gracias.

Mon *en el cyber* -

holitas muralla:
mucho quiero, y a muchos quiero.
y mucho me quieren, es verdad.
y no, el amor no duele; en ningún caso (parezco terminante pero solo es mi opinión)

lo que duele y como la puta madre es el desamor, el mal amor, el amor mentiroso, éso duele.
no es este el caso.
por lo tanto me quedo con lo de "hermoso".
;))
besos, muchos.

Mon *en el cyber* -

hola pedro:
ya te extrañaba.
es como la vida, porque es la vida.
tristemente bella.
y ya, que me pongo cursi.
pero no tengo falsas modestias: gracias por reconocer, siempre, esa generosidad de la que hablás... no tengo demasiadas virtudes, tengo talentos... pero una de mis pocas virtudes es la generosidad.
pero aquí, ser generoso es facil.
aquí, lo más generoso, es el amor.
besos de mujer admirada -ampliamente-

Odalys -

Y como estás en el cyber, te escribo de nuevo y te dejo un abrazote.
Lo importante, Mon, es que no pongamos distancia en el corazón. No sé lo que es ser puta con la vida, tal vez lo he sido y no me he dado cuenta, no me importa, no vale la pena pelearse con ella; es mejor amarla cuando tenemos ganas y cuando no, irnos a dormir hasta que vuelvan :))

Odalys -

Tienes razón, no basta con la mirada, es necesario expresar con palabras lo que se siente, para estar seguros de que el otro ha recibido el mensaje. Pero nunca es tarde y yo creo, tal vez ilusa, que puestos uno al lado de otro, no hay kilómetros insalvables, nada es tan lejos como para dejar de asistir a un encuentro. Quisiera dormir con alguien que está a la mitad de esa distancia y como no puedo siempre, le visito en sueños y se siente muy bien... Besitos :))

Mon *en el cyber* -

Luis:
¿sabés que creo?, que los 300 kms. son penosos.
a mí no me parecen hermosos,
a mí me parten el corazón.
el otro día bart (nemomemini) decía "la vida es puta pero yo lo soy más"... y ésta es una de esas situaciones en las que no podemos ser más putos que la vida.
... pero sí más amorosos.
¿nunca te quisieron así?... ¿y vos qué sabés?
a veces no tenemos la menor idea de cuanto nos quieren, de cuanto nos aman.
pero en un punto te doy la razón: no importa cuantas veces te lo digan, importa que vos lo creas.

besos, colega.

Mon *en el cyber* -

buades:
no te creo ni un poco... eso de recorrer 300 kms. para leerme (dormir conmigo es otra cosa) XOXO.
sí, se que te encanta que sopese ideas estúpidas...
y a veces, sí, a veces escribir es sopesar ideas estúpidas, -¡¡¡pero cómo no!!!-
.... y estupidísimas también.
besos, darling.

Mon *en el cyber* -

hola moonsa:
entonces repito: las palabras siempre, siempre, son necesarias... a veces caemos en el error de dar "por supuestas" ciertas cosas... yo creo que es mejor no confiar en lo que podría parecer obvio.
ojo con las balsas de aceite :))
ahhh me jugaba que eras de fuego, seguro tu chico es de ¿aceite? nonono, imagina la explosión!
mhmmm ¿agua?
besosss

Mon *en el cyber* -

mad:
no es una historia, ni siquiera es un día... leela como si fuera un "corto", en el que siempre hay algo que no entendemos, partes que nos perdemos... pero detalles, recuerdos o sensaciones, en las que nos encontramos.
besos linda.

Mon *en el cyber* -

hola odalys, yo creo que las palabras siempre son necesarias... siempre.
un beso especial, de piedrecita que brilla :)

NADA -

Dios mío!! Hay más lluvias que las que descargan las nubes en Madrid.
Te dejo un beso y me voy despacio.

muralla -

Mucho quieres y mucho te quieren...¿me equivoco?
Eso aunque duela, siempre es hermoso.
Un abrazo. Muralla

Pedro Glup -

Bello.
Y triste.
Mi respeto por tus sentimientos tan bien expresados, por tu maestría para contarlo.
Y por tu generosidad.
Un beso de admirador a la escritora y de amigo a la mujer.

Luis -

Un texto como éste es más hermoso, incluso, que los trescientos kilómetros...
Dile al protagonista de estos suspiros que le envidio. Nunca me han querido así :-(

EB -

(errata)
Es más ¿Escribir no es sopesar ideas estupidas?

EB -

"Trescientos kilómetros sólo para dormir conmigo"(...)
Yo los recorerría sólo para leerte. Me encanta cuando "sopesas ideas estupidas" Es más ..escribir no es "Sopesar ideas estupidas" Besos llenos de amnesia selectiva.

Moonsa -

Estoy completamente de acuerdo con Odalys. Por cierto, se de eso de "me desintegro en mis propios dolores y olvido los tuyos". Soy un terremoto que convive con una balsa de aceite (aparente)...
Aclaraciones: :D
- Si, soy signo de fuego, me figuro que se me nota incluso por aquí :))
- Loquitos por los cambios de dirección, ahora ya está :***

mad -

Me pierdo en la historia que no conozco, pero me encuentro en ese amor de ida y vuelta. Mucho más de lo que crees, mucho más.
Besos con sal

Quiara -

Solo dejarte muchos besitos:********************

Odalys -

Con tu corazón regresas mucho más y lo sabe ese otro corazón que no necesita de palabras.
Te dejo un abrazo y un beso y me voy despacio, que descanses.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres