Blogia
VOLVERSE HUMANO

Palomitas de maíz.

Palomitas de maíz. Hace diez minutos que intento escribir pero la invasión de bichos –inclasificables para mi conocimiento- me lo impide.
Uno quedó agonizando mientras mueve sus patitas. Otro acaba de ser capturado bajo una tulipa en desuso. El resto viene ganando la desigual batalla, pero yo pienso resistir. No voy a permitir que se abusen de mí por ser una mujer sola.
¿Por qué diablos no aparecen cuando está él?
¿Para qué me llama por teléfono cuando sabe que NO entraré el auto aunque caigan piedras, porque sólo él puede maniobrarlo sin que después me falten los espejos?
¿Y qué me dicen de la basura?

- Habría que sacar la basura, ¿no?- le digo a Nevenka.

- Ayyy Cristiiina -. Me llama así.

Nos quedamos mirando las tres bolsas -3- de residuos. Cada una se acordó de algo urgente por hacer.
Y las putas bolsas siguen allí, decorando el termotanque; será que se acercan las fiestas…

Por supuesto, no cené.

- Me voy hasta lo de Juancito a comprar algo para la cena- dije.

- Pero nooo Cristiiina, después de la peli vienen los chicos con empanaaadas…

- ¿Y a qué hora es eso?

- A las doooce, doce y meeedia. ¡Daaale, así comés con nosoootros!

- Bueh.

Preparé café para las dos, ya empezaba la peli.
Me prometió que lloraría a más no poder -¡¡¡ y yo asentía emocionada !!!-.

Hace tanto tiempo que no lloro mirando películas… que me da cierta nostalgia esa cosa identificatoria que nos hace creer que somos “ella”. La tan amada, la tan deseada, la tan bonita, la tan tarada, la que se queda con el más guapo o el más romántico o el más audaz; la que escapa con el hombre de su vida, la que sobrevive a todos los calvarios, en fin… la que no existe.

Luces apagadas para evitar la –inevitable- invasión de insectos; cigarrillos encendidos, piernas desparramadas, una pastafrola sobre la mesa… y a llorar…
Sweet November, con Keanu Reeves y Charlize Theron.

Saben... me la pasé esperando “el momento”; mejor dicho “EL MOMENTO”, y mientras la mocosa lloraba sin consuelo –y conste que era la tercera vez que la veía- yo palpaba mis conductos lagrimales, ¿y si los tenía tapados?

Juro que hice mis esfuerzos.
Que lo intenté con alma y corazón.
Que quería llorar aunque más no fuera para darle el gusto, para llorar de a dos, para parecernos a esas madres e hijas de película –que no lo son pero lo aparentan- y entonces una cree vivir una situación así: dos mujeres solas, un hombre que es padre y pareja trabajando lejos porque la vida es puta; ellas se llevan bárbaro, se tiran las runas, meditan juntas, confiesan pecados, bailan el tango, se prestan la ropa, el shampoo, y los compactos de Spinetta, una cocina la otra lava y ninguna plancha, la chica quisiera que su madre fuera como ella, ella quisiera que su hija fuera como la chica…
Y nada es como es.
Y todo es como parece.
Y lo que parece, parece de película.

- ¿Palomitas de maíz?

- Dale, que está buena.

- Sí que está buena. Voy a buscar un pañuelo.
Contame como sigue.

- Si te vas, no sigue.

- ¿No?

- No. Hay que esperar hasta mañana.

- ¿Qué? ¿Es en capítulos?

- No. Es en la vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

Mon -

hola muralla, recién te leo.
sí, tal cual.
no lo dije, pero las palabras -no importa si ficción- me emocionan más que una imagen.
para que una imagen me emocione... no sé... tiene que pegarme de un modo muy particular.
una imagen que me dió en el alma fue aquella de la bolsa mecida por el viento, que el chico captura con su video en american beauty.
un beso.

muralla -

Lo mejor y lo peor de las películas es que no son realidad, y lo peor y mejor de nuestra vida es que si lo es...Guardemos las lágrimas para los momentos que merezcan la pena, y que pueden ser tristes o felices...
Un abrazo. Muralla

Mon *en merlo* -

es curioso, ahora que te leo, moonsa, acabo de recordar que mi oftalmólogo me recetó "lágrimas artificiales"... pero no me dijo que me las pusiera antes de ver una peli de amor.
es solo para la compu.
;))
besos rewapa

Moonsa -

Pues yo soy una llorona increible, pero lloro más con las películas del cine, que con la de mi propia vida, aunque tenga motivos. Besos wapa :***

Mon *en merlo* -

contesto a todos porque aquí hay una fuerte tormenta eléctrica y mas vale que desconecte la compu.

sé que a veces me pongo retorcida al escribir, y tal vez no se entendió ni pío.
lo que quise transmitir, es que mientras la niña miraba su película, yo miraba la mía.
mi película no es muy original... digamos que tiene un argumento visto varias veces........ pero es "la mía".
una hija que no es hija, una madre que no es madre, un hombre ausente, un lugar lejano al que no sé como diablos vine a parar pero al que siempre regreso.
ella aún está edad de llorar por amores truncados.
yo ya lloré por eso.
y tal vez vuelva a hacerlo.
pero la ficción, cada vez me roza menos.
mi realidad, o mis muchas realidades, no son casuales ni livianas, mi vida no es un drama romántico, tampoco una comedia ni una película de acción.
y me siento más de carne y hueso que nunca.
bueno... el mensaje era: ¿para qué el cine cuando mi propia vida es tan rica en experiencias?, cuando yo misma soy tantas, cuando no necesito suspenso porque de hecho no sé que ocurrirá mañana y eso me parece siempre mágico, ocurra lo que ocurra.
no es una polémica sobre el carácter necesario o artístico del cine; en absoluto.
son reflexiones mías, que no puedo ni debo transferir, hechas sobre mis necesidades: luz y acción, pero nada de cámaras.
besotes a todos... gracias por los comments y ya iré a buscar mi regalito ;))

Odalys -

El Anónimo era yo :))

Anónimo -

Pobres bichos... ¿se le ocurre a alguien que quisieran ver la película? Esta humanidad perdida!!! :)))

No me gusta cuando no logro ponerme en situación para ver una peli porque si es de llorar y estoy pa'l paso, mínimo provoco la crecida de un río. Pero también recuerdo que una vez, con amigos, intentamos ver una peli de terror "Zombies" y aquello se convirtió en una peli de humor; encima la abuela de mi amigo se apareció con un vestido igualito al de uno de los personajes más horrorosos y esta señora se nos unió a la fiesta.

No me gustan ese tipo de películas pero desde entonces, he pensado que todo depende de las ganas y la predisposición que uno tenga, para reir o llorar.
Por eso te dejo risas, besos y un abrazote :)

nemomemini -

Yo tampoco plancharía, lo odio. Para los bichos usa un colt del 45 o un lanzagranadas, dependiendo del calibre que se gasten los malvados.

Pero entre capítulo y capítulo vuelve por aquí, porque yo vendré a dejarte besos :)

Magda -

Querida Mon, tu mensaje me hizo recordar que cuando era niña pasaban una pelicula (y siguen pasando!!) de Pedro Infante que se llama "Nosotros los pobres y ustedes los ricos", la cosa es que era una pareja muy, muy, muy, pobre, y en esa pobreza vivian en una cuarto y se cae una vela y se quema dentro su niño, "Torito". cada vez que la veía lloraba, y lloraba a mares. Ahora que la veo hasta me da coraje verla, se me hace patético que esto hayn folmado. No se, pero quizá la misma vida nos hace ver las cosas diferentes según nuestras circunstancias emocionales o mentales. No se...

Un beso amiguita.

(Te guardo en casa tu regalito de navidad. Y no te preocupes si no pasas por él de inmediato, ahi lo guardo bien, bien.)

GreGori -

También reparé en que últimamente proliferan los bichitos entre tus escritos. Que si una hormiga, que si un bicho, así, suelto, que sí, más de uno aquí...
Llorar, supongo que las lágrimas escogen sus propios momentos, que no las puedes forzar, aunque te apetezca, o aunque ya estés llorando por dentro, o por alguna parte de ti. Pero las lágrimas tienen voz propia.
Querer que alguien fuera otra persona... Creo que es un desliz de nuestros pensamientos, una ilusión entresacada de sueños revoltosos pero volátiles.

Esto sí es real: :*******************
Y esto: :-D
Y otra más, porque me encanta sonreír ^_^

Mon *en merlo* -

hola sergis, gracias por los besos -son más generosos que las palabras que puedas leer-
yo ando con poco tiempo también, pero el problema fundamental es que la conexión, aquí, se nos hace costosa... por eso no ando bloguenado mucho.
besos besos.

Mon *en merlo* -

hola bris... llorar por llorar no sé, y llorar por tonterías... ah, me encantaría.
a veces se me caen un par de lágrimas, y me contengo.
en el caso de la peli, me hubiera gustado...... pero estoy dura ;)
y los bichos.... mhmmmm..... los urbanos son peores nena.
besitos reina.

Mon *en merlo* -

hola pedro:
lo cotidiano, sí.
lo otro no me "alcanza".
y hace tanto calor aquí... salí a cosechar ciruelas, y apenas pude traerme unas cinco.
la tierra está partida por el sol y te parte la planta de los pies.
odio calzarme. ;))
besos guapo.

Sergio -

Ultimamente no me da demasiado tiempo a leer a todo el mundo, asi es que hoy paso a dejarte muchos besos Mon :**

Brisa -

Será que soy una urbanita, pero como puede ser que me encante la naturaleza y no me gusten para nada los múltiples bichitos que la acompañan, o será que en la montaña o en el cesped no me importan pero en mi casa sí. No voy a escribir los signos interrogantes, pq no estoy segura de estarme preguntando nada...

Llorar por llorar es tontería Mon, lo peor es que a veces no se pueden escoger las tonterías por las que lloramos, y mi corazón y mis ojos saben mucho de eso...

Besitos, espero que hoy no encuentres gato encerrado, creo que todo quedó muy claro ;) Más besitos MOoonnn!

Pedro Glup -

Mon, defines muy bien lo cotidiano.
Es decir la soledad, la ausencia, el deseo, la esperanza, eso, la vida.
Besos a Merlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres