Blogia
VOLVERSE HUMANO

La cordura indiferente.

La cordura indiferente. Dedicado a E., allí donde estés.

Busqué un lugar para tomar café. Era otro bar. Y era otro libro.
Elegí una calle ruidosa, un mesa en la vereda -la única sin ocupar- la silla tibia y una taza vacía.
Camarera, por favor, retire la evidencia de que hay otros tan solos, que hoy no estoy para más soledades que la mía. Usted no sabe, pero yo detesto el ruido, el tránsito, el smog, la gente que me zumba alrededor, no me interesa escuchar aquella conversación, ni esta, ni ninguna. Yo no frecuento estos lugares, porque aquí no se puede pensar. Y vea, traje conmigo un libro sobre mitología. Se necesita calma para lecturas eruditas. No leo Cosmopolitan, ni hago crucigramas. Me interesa la Vieja Europa, aquella que se remonta al año cinco mil antes de Cristo, con su sociedad matrifocal, pacífica, amante de las artes, y ligada a la tierra y al mar.
Aquella que rendía culto a la Gran Diosa -Astarté, Ishtar, Inanna, Nut, Isis-. Serpiente, paloma, árbol y luna. Quiero saber como era el mundo antes de la existencia de los dioses, de las guerras, del poder ideológico del cielo.
No sé que hago aquí.
Aquí no puedo pasar de la oración.

Se me acerca un mendigo, no quiero mirarle la cara a la miseria, me hundo entre letras que no leo.

-Soy del FMI-. Y despliega al mejor estilo hollywoodense una credencial con la foto de un perro. Una foto de almanaque. Pone sobre mi mesa un recipiente de lata -ninguna moneda- y me dice cosas que no entiendo.
Está loco, pero conserva la ironía. Me arranca una sonrisa. Triste.
Recorre otras mesas.
Nadie ve la foto.
La gente lo espanta con ese gesto con que se espanta a una mosca.
Tuve ganas de llamarlo. De que me cuente más acerca de ese perro.
La locura tiene un costado fascinante, un borde filoso por el que me gusta caminar, una astilla que pincha sin doler. Ellos y sus vuelos sin cometa, sin asientos eyectores que los devuelvan al país de la cordura indiferente…

Pero no.
O tal vez sí.
A lo mejor él tenía la respuesta. O me hubiera dado una pista. O quien sabe… quien sabe que habría en ese recipiente vacío.
¿Y si él, o su perro de almanaque, me quitaban el dolor que yo sentía?

Hacía un par de horas, yo tenía un dolor que esperaba por mí. Y lo ignoraba, como ignoramos tantas cosas… ah, cómo nos gusta caminar sobre certezas. Y cuando son como trajes a medida, ni siquiera vemos que allí no hay baldosas. Tampoco el cartel que dice: “Cuidado”.
Cuidado…
Hacía un par de horas, pregunté por él, como siempre…

-Se mató. Fue la respuesta al otro lado del teléfono.

Aún resuena en mi cabeza, e imagino el estampido del disparo sobre su triste permanencia. Agotadora. Sorda.
Sorda entre los sordos.
”Los llevo en mi corazón”. Fue su puto mensaje de despedida.
Y me acordé de aquella noche. Cuando me sacó a bailar un bolero. Y dejó su pullover, de un color tan triste como él, olvidado en mi casa.

Ayer mi empleada encontró ese pullover.

-Señora, ¿qué hago con esto?

-Tírelo.

Es inútil que revise el cubo de la basura.
Ya no está.

@ return to oz - scissor sisters
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

32 comentarios

Mon *en merlo* -

hola ángel:
"él se arrancaba el puto corazón para dárselo a ella..."
y ella trataba de arrancarse el propio.
no sé que decirte.
hay tragedias en la vida,
y vidas que son como tragedias.
un beso grande.

Angel -

He seguido pasando por aqui. Me emocionas.
¿Sabes? yo supe de una mujer que sólo intentaba colgarse tomar el frasco de pastillas cortar sus venas cuando él estaba en casa. Y él se arrancaba el puto corazón para dárselo a ella...

Mon -

hola magda!
gracias linda.
tenés razón, ni para los tristes, ni para los demasiado buenos.
es verdad.

un beso enorme.

Mon -

sí bart, estoy de acuerdo.
la forma en que la llevamos es lo que nos salva.

con respecto a que amen la vida, no sé.
creo que aman una vida que ya no es.
por eso se melancolizan.

besos, muchos besos.

Mon -

hola nada:
para aquellos que yo afirmo que es una cuestión de tiempo, sigo pensando que es una cuestión de tiempo.
porque esos asideros de los que hablás "ya fueron", forman parte del pasado, no están más... son personas que viven mirando para atrás, no esperan nada nuevo de la vida, te lo dicen clarito "yo ya no quiero nada... yo quiero X".
y X "ya no es X", no está más.
hay alguien en particular, para quien X soy yo.
y cuando desliza la idea de la muerte, mi respuesta es "a mí no me psicopatees, no te lo voy a permitir".
he interrumpido viajes por esa persona, he vivido momentos muy de mierda a causa de sus intentos, pero tengo claro que NO SOY YO, ni es mi responsabilidad lo que él haga.
esas situaciones, lejos de generarme culpas, me generan rechazo.
pero hay gente que sí se engancha, que se la cree, que adopta esa posición de tubo de oxígeno, de respirador artificial.
y yo digo que nadie, nadie, tiene derecho a hacerte sentir de ese modo.

y no, Nada, no hay que silenciar estos temas.

muchos besitos para vos.

nemomemini -

Pienso en E. Su tristeza no era sino la tristeza que cualquiera de nosotros sentimos. Pero nosotros, los que sí estamos aquí, la compensamos, la disfrazamos, la vestimos con ropajes que la ocultan. Así se nos hace soportable y llevadera. Pero siempre va con nosotros. Es nuestra habilidad para revestirla la que nos salva. E. no tenía esa habilidad. Sin embargo, amaba la vida como cualquiera. La amaba. Pero probablemente no soportó la idea de malvivirla. Fue su opción, simplemente. Tan respetable como la nuestra.

Muchos besos, Mon.

Mon -

odalys:
dentro de las mil doscientas cosas que ignoro de la vida, me ha tocado vivir pérdidas muy significativas desde mi adolescencia.
quiero decir, ignoro por qué tantas.

E., no era una persona especialmente querida por mí.
y si recuerdo aquel bolero, fue porque consentí -ante su sempiterna tristeza- y pocas veces me sentí tan incómoda bailando con alguien.

era un hombre que parecía estar gritando todo el tiempo "mirame", "escuchame".
recuerdo que una vez me enojé con él porque llamaba diez, quince veces al día.
no era interés hacia mí como mujer, porque yo estaba en pareja con un amigo suyo, y porque lo hacía con otros.
"era como querer un poco de lo bueno que tiene el otro", no sé si se entiende.
pero el bienestar del otro no se puede transferir, no se queda pegado como un sticker, no te llega por ósmosis.

y tanto buscó afuera... y afuera no había nada.

yo creo que los demás siguen de largo porque la soledad del otro, la miseria del otro, provocan mucho miedo.
en algún punto nos vemos reflejados y no queremos ver "más de lo mismo", o somos tan negadores que "eso a nosotros no nos pasa", y entonces hacemos como que no entendemos ese lenguaje.
si se me acerca un japonés, lo lamento, no voy a entenderle.

un abrazo lindo para vos.

Magda -

Mi Mon querida, cuan difícil es a veces la vida... Leo en uno de tus comentarios que dices que el mundo no es para los tristes y ¡cuanta razón tienes! Creo que tampoco es para los demasiado buenos, no se...

Estoy junto a ti aunque no me veas querida amiguita.

Mon -

no sé choi
creo que ser masoca es "entretenerte" -a propósito- en pensmientos que duelen y no llevan a ninguna parte.
otra cosa es ponerte a pensar, en profundidad, en tus realidades más hondas... tuyas o de los otros.
no creo que eso sea masoquismo, me parece que es valentía.

besitos dulces.

Mon -

hester:
gracias linda, gracias por ofrecerme cosas tan reconfortantes.
un beso para vos.

Mon -

hola nuncaestás:
gracias,
y un saludo para vos también.

Mon -

sí greg;
son extraños incluso entre ellos mismos.
(salvo los niños, será que todavía tienen alguna esperanza).
pero quien sabe...
tal vez se comunican sin palabras, o ya lo saben todo, o ¿qué van a decirse?
viven en un submundo dentro de otros submundos.
como el submundo del suicida... que cada vez habla menos, pero piensa más.
hasta que se vuela los pensamientos.
o se deja colgando de las palabras que nunca pudo decir,
o se arroja como un paquete que estorba, o le gana la pulseada al sueño del nunca jamás.

muy, muy personal.
un beso muy grande.

NADA -

Hola de nuevo Mon. Y es que me has hecho pensar con tus palabras....
Sobre el papel estoy de acuerdo con lo que expresas, y he de decirte que siento un respeto increíble por quien decide para sí mismo que llegó el momento de acabar,que creo que tienen todo el derecho porque no hay nada más nuestro que la vida y la muerte... y sé de qué hablo... "Ciertos dolores agotan".... Es cierto...y hay seres tan sensibles que ponen punto final, sin embargo quiero creer que para aquellos que tú afirmas que es cuestión de tiempo, ese mismo tiempo les proporcione asideros, luz, fuerza y caminos donde la vida les salga al encuentro.
Hay veces, por los acontecimientos que llegan a nuestra vida, que el balance le da la razón a la muerte.
¿Sabes? Creo que no hay por qué silenciar estos temas como si no existieran, porque existen y están cerca.
Muchos besitos :)

El Mudno de CHOI -

hay cosas q duelen cuando als recuerdas, y en ocasiones piensa XQ RECORDARLAS?? pero somos humanos y aunq no nos gusta sufrir en ocasiones somos un poco masocas sin darnos cuenta
Besitos salados de CHOI

Odalys -

Gracias Mon, mi manera de lidiar con la muerte de alguien conocido y querido es ignorarla en un primer momento porque nunca deja de tomarme por sorpresa.
Y me doy cuenta que el dolor va pasando cuando asumo recordarle vivo.
Tu E vive en tu corazón y tal vez en aquel bolero.
Sólo una vez hablé con alguien, era viejo, en un parque de mi ciudad; recuerdo sus ojos y su boca, casi sin dientes. Pero no pedía dinero, apenas hacía como que limpiaba el lugar y allí unas amigas me habían citado para darme una sorpresa por mi cumpleaños. Cuando me picaban un pedazo de cake, miré a este hombre y le brindé un trozo. Han pasado ya 5 años y no olvido su mirada, parecía que volvía a ser niño; sentí deseos de llorar por lo mismo que comenté antes. ¿En qué punto la soledad aisla? ¿Qué hace que los demás sigan de largo, ignorando las diferencias?
Un abrazo.

Mon -

hada; gracias linda.
y no te asustes, no es un post para asustar a nadie.
es un relato de mi día de ayer, con algunos hilos antiguos, pero vigentes, porque forman parte de mis temas, de lo que a mí me importa de la vida, de la gente, de mí.
besos :)

Mon -

odalys:
bueno, creo que te llevo unos años.
uno puede hacerse de un mundo pequeñito, a su medida, pero el mundo no es eso.
en lo cotidiano sí, en lo cotidiano se reflejan nuestras búsquedas, la clase de personas que somos, con qué cristal miramos la vida.

el loco es real, existe... todo lo que cuento en este post, ocurrió... "soy del fondo monetario internacional", me dijo.
loco pero no tanto.

yo tengo algunos mendigos "adoptados", también "adopté" a un chico de la calle.
y en un momento de mi vida, no muy diferente a este, no fui a tomar café con una amiga... fui a buscar a uno de mis adoptados (una mujer) y me ayudó muchísimo.

linda, no es loco el quiere, si no el que puede.
a mí ya no me asusta... han sido los pacientes que más he querido.
me asusta "la cordura indiferente", ésa.
besos odalys :)

Mon -

carmiña:
¿pero por qué tanto dolor?
siempre me lo pregunto.

a mí me pasan cosas para las que no tengo respuesta, no la encuentro, y a veces no sé consolarme, o no dejo que me consuelen.

con respecto a esta muerte, pienso lo mismo que vos.
él conocería sus razones, las más profundas, el resto... sus amigos... solo podemos suponerlas.

yo también te quiero.

Hester Prynne -

Buf... ¿Qué decirte? Que te mando todos mis abrazos, que hoy te los reservo sólo para ti, y que envío energía a tu lado, y protección, y un hombro en el que apoyarte. Y todo mi cariño.

Sigue la Buskeda -

siempre me kedo alucinando leyendote
Un saludo

GreGori -

Podría haber escrito la segunda parte del comentario de Odalys. Aunque añadiendo, que un día, un año, por curiosidad, o porque soy así, me paré para hablar con una de esas mujeres, e intentar acercarme a su mundo... Y descubrí que lo más echaba de menos, era hablar con alguien... Y yo la escuchaba, mientras acariciaba su cahorrito, tan ajeno a todo, su única compañía, ya que los indigentes son extraños incluso entre ellos mismos.
Otrora, ya me había parado a hablar con el viejo escocés que vino a vivir a España, porque se sentía mediterráneo, él y su también pulgoso perro. Y tocaba sus canciones en su guitarra, sonriendo... Porque quería sonreír.
Me gusta valorar las personas que se atreven a hacer resonar los ecos de la locura que restalla en su interior, aunque no sea fácil desprenderse de la seguridad, de la comodidad de la cordura indiferente. Una atrevida locura, que no es tal en realidad, sino simplemente SU realidad, inocua, distintiva, inerme, SOLITARIA.

...

Escoger entre puntos suspensivos, punto y aparte o punto final... Supongo que es una elección personal.

Muchos besitos y un abrazo

Hada -

Leo tu texto y siento miedo. Y me gustaría tener otro temperamento y serte de ayuda. Pero solo puedo decirte q quedamos muchos q necesitamos q nos sigan empujando.
besos preciosa

Odalys -

La locura me asusta y cuando miro a los indigentes, generalmente sucios, con la mirada medio perdida, solos casi siempre; pienso en el niño que un día fue y me pregunto en qué momento del camino pudo "transformarse" en lo que es hoy. Supongo que la duda tiene que ver con asegurarme de que no me pasará a mí.

Odalys -

Me niego a ver el mundo triste, con todos su dolores y cosas horribles. El mundo es reflejo de lo que sentimos y nuestra eterna búsqueda es la felicidad, el amor aunque nunca sepamos qué hacemos en este mundo.
Ese loco imaginario o real, te devolvió a la vida, su locura te hace salir de ese mundo sordo de querer mirar al pasado sin vivir el presente. Viendo a otro, nos olvidamos de nuestro dolor y llegamos a sentir que no es tan grande; entonces, no lo es. Cuando me fallan las ganas, busco eso; confío en que mañana será mejor, que sólo necesito paciencia de esperar.
Nunca he escuchado a un mendigo, no he tenido el coraje; quizás una palabra a tiempo, un abrazo, un... algo... baste para que otros como uno, no se sientan tan solos.
Qué recuerdo lindo el de bailar un bolero; los tesoros no siempre cuestan tanto.
Menudo rollo que les suelto pero va de corazón, como este abrazo.

muralla -

Venimos al mundo con dolor, por tanto ya nos pone sobreaviso de lo que nos espera, y cuando nos falla la sonrisa todo se vuelve tenebroso y nadie puede consolarnos si no es "el uno mismo"
Produce mucho dolor el enterarse de algo así, pero también hay que respetarlo como otra muerte más, porque la vida es exclusivamente vivida por cada uno, los demás somos meros acompañantes...no tenemos pues derecho ni a juzgarla ni a entrometernos...
Un fuertísimo abrazo. Te quiero. Carmiña.

Mon -

gracias nada.
¿sabés? a mí no me sorprendió su muerte.
y sé de otras personas para quienes solo es cuestión de tiempo... de resistir un poco más.
hay situaciones que llevan a no querer seguir con tanto dolor a cuestas.
el dolor, cietos dolores, agotan.
teníamos tristezas parecidas, pero voluntades diferentes.

no es el mejor mundo para un triste, ni para mendigos locos, ni para el amor.
éste es un mundo que atenta permanentemente contra el amor.
no da demasiadas posibilidades.
es mi opinión, y no de ahora.

besos, nada.

Mon -

bart.
esto ocurrió ayer, aunque parece contado como un recuerdo lejano.
porque ando lejana, demasiado metida en mis balances, el año que termina, otra fecha sin mis hijos.
no fue casual que eligiera un lugar ruidoso, que no me permitiera pensar.

pero tu comentario tiene mucho valor... cúantas veces pensé "no" y luego fue "sí", cuántas veces ni siquiera lo pensé.

esta persona, tan triste que nadie quería estar con él, ya no está entre los tristes que disimulamos mejor.

un beso.

Mon -

gracias kark
...pero mirá que sos uy...

besos.

NADA -

He leído varias veces tu post., y no sé qué decirte...(con palabras)sí sé sentarme a tu lado de manera virtual, pero con el corazón, desde esta vieja Europa y hacerte saber que estoy contigo aunque se trate de un momento pasado.. En silencio...
Besos Mon :-)

nemomemini -

Cuántas veces pensaste "No" y luego fue "Sí". O cuántas veces ni siquiera lo pensaste. Ya no importa. En cualquier parte, puede; pero aquí ya no está.

Muchos besos, Mon. Chinito quelel mucho a su tesolo.

k. -

pero tu sos mucho más...

mas besos, aún.

k. -

uy que soy uy... mas besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres