Blogia
VOLVERSE HUMANO

Diario de un día.

¿Por qué ese cielo azul que todos vemos, no es cielo, ni es azul?
Lástima grande que no sea verdad tanta belleza.

Lupercio de Argensola (1569-1613)

Abro el word y un cartel que parece arrojarse sobre mí, me advierte que me queda poca memoria. Lo elimino, molesta.
Ya sé que me queda poca memoria.
Hay cosas que necesito recordar porque alguien está escribiendo mi historia.
El teléfono suena y me pregunta si mañana puedo ir, que necesita saber más, que hay datos inconexos. Un identikit de mi vida.
Nadie sabe lo que es sentarse en un sillón de cuero a estrujar el cerebro como trapo mojado y lleno de agujeros. A veces siento que es inútil. Que lo tiraría a la basura y compraría otro. Nuevo, limpio. Que huela bien. Que sea rosado, mejor violeta; y que tenga brillos porque me gustan.
Me desperté a las diez.
Cerré los ojos y de pronto fueron las dos.
Como dice la canción de Silvio no hay nada aquí, solo unos días que se prestan a pasar. Y me declaré en rebeldía.
Alimenté a mis compañeros de estos días que se prestan a pasar, y volví a la cama: me levantaría con el tiempo suficiente como para llegar al oftalmólogo y prestarle por un rato mis retinas.
Y si estoy enloqueciendo no me importa. Pero yo estaba verdaderamente fascinada ante las luces que hurgaban mis nervios ópticos: azul neón... verde fluo... amarillo fosforescente. Pensaba en mis cristales: “se parece a una amatista, me recuerda a una petersita, este otro a un olivino… whow”.
Una carraspera del otro lado de los aparatos me derribó.
Intuí algo.
Esperé en silencio el resultado de mi viaje a Disney. “Hay problemas”, me dijo.
-Otro más- pensé.
-Tenés la presión ocular muy alta, ¿nunca te lo dijeron?
-Sí me lo dijeron. Hace cinco años.
-¿Y qué pasó? ¿por qué no……?
-No importa qué pasó. Pasó que no quería ver. Pasó que me dolía tanto.
Todo.
Él me miraba. Yo clavaba los ojos en la punta de mis zapatos.
Salí de allí pensando que habría aún más días que se presten a pasar.
Que no iría a Merlo.
Que todo se dilata, como mis pupilas.
Como los agujeros negros de mi memoria.
Caminé, me dejé mojar por la lluvia; no sabía a donde ir.
De pronto me encontré frente a una tienda de ropa para bebés. ¿Qué hago aquí? Encendí un cigarrillo y seguí caminando.
Algo empezaba a desgarrarme por dentro. Es mi cerebro que anda paseando por mi alma, seguro. ¿Qué más quiere? ¿No le basta con mi ignorancia, con mi desmemoria, con mi falta de confianza, con mi desesperanza?
Entré a un bar, ya saben, lo de siempre.
Las empleadas limpiando el piso me daban a entender que guardara mi libro y levantara mi presencia a medias.
Mi otra mitad pagó y se fue, hasta que mis mitades se juntaron frente a ese anillo que detuvo mi vagabundeo. Es un cielo, pensé.
Y pensé en futuro: será mi cielo y lo será ya.
Porque hay cosas inmediatas, basta abrir la billetera y pagar por un cielo propio que siempre sea azul y siempre tenga nubes. Del que no caigan gorriones muertos.
Ni estrellas fugaces de deseos fugitivos.
Volví a casa, y por primera vez, me detuve ante mi puerta.
Di la vuelta , bajé por las escaleras y toqué timbre.

Necesitaba hablar con alguien.

@ maquillaje- adriana varela
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Mon -

curioso turi, curioso porque no abundan las miradas "al revés".
nadie preguntó por esa piedra, ella te diría "está por nublarse"... tiene esa condición, te lo juro.
un beso grande.

Mon -

pedro: consígueme una cita con johnny deep (richard gere podría ser también) y te juro que la convenzo.
besosss

Turandot -

Hermoso cielo el tuyo, Mon.
Si encuentras uno tormentoso, como el que acostumbro a ver desde aqui estos días, hazmelo llegar ( previo paso de la factura, of course) más que nada para que si un día aclara, me recuerde que siempre, siempre puede volver a oscurecerse.

Pedro Glup -

Trato de conseguir lo que puedo de Adriana Varela, pero ella no se deja.
Sin embargo su música, sí, esa si la tengo (menos maquillaje).
Besazos.

Mon -

hola pedro: sí, los versos de argensola también los cita la varela en su versión..... y porque escucho a menudo ese tango, y porque tenía que ver con la piedra de mi anillo, y más aún con mis propias palabras; es que encabecé con ellos.
un beso, (y consigue la versión, o todo lo que puedas de varela... es magnífica la muñeca brava)

Pedro Glup -

Mon, esos versos de Lupercio de Argensola los utiliza Hector de Rosas como introducción a "Maquillaje" de Hector y Virgilio Expósito. La música la pone (en esta grabación)-nada menos- Astor Piazzolla y su Quinteto Nuevo Tango.
No conozco la versión de Adriana Varela, pero debe ser magnífica.
Tu post...como siempre, con el corazón encima d ela mesa.
Un beso

Mon -

hola greg... ahora sé por qué hablabas de coincidencias.... sí, es todo lo que puedo decirte: SÍ.
un beso enorme.

GreGori -

¿Quién sabe escribir sobre otra cosa? ¿Cómo acallar sino tantas preguntas que pretenden encallarnos en nuestra eterna encrucijada? Simplemente centrándonos en el sentir, pues este no necesita respuestas, dejándolo fluir, e incluso... escribir sobre ello.
Pues... ¿Quién sabe escribir sobre otra cosa?
Yo tampoco.
Me encanta tu forma de "contarte" :-)
Besitos

Mon -

bart, mi hermoso y dulce bart...... gracias.

Mon -

odalys: conozco al ser o a los seres que me habitan, sin embargo creo que siempre hay más... nunca llegaremos a conocernos totalmente, lo que hay en nuestro interior es infinitamente más rico que aquello que, limitadamente, logramos percibir.
gracias otra vez, linda... y estoy bien ;)

Odalys -

Te comprendo mucho, no sabes cuánto. Caminar, caminar; más bien, vagar, vagar, sabiendo y sin saber adónde llevan los pasos. Creo que lo mejor de esto es que en ese tormento interior acabamos, por fuerza, descubriendo al ser que nos habita y que a veces ignoramos o desconocemos.
Quiero mucho a alguien que apenas ve y a veces quisiera que tomara uno de mis ojos porque no estamos cerca, pero he aprendido que no todos vemos con los mismos sentidos.
Les dejo un abrazo y un precioso cielo con algunas nubes que cambian de forma con el viento.
Y a cuidarse mucho y preocuparse menos ;)
Acá hay un par de ojos y unos oidos que no están muy buenos pero tratan de no perderse algo lindo que pase cada día. Y aprovecho... muy lindas fotos. Besitos y buen ánimo :)

Mon -

ay muralla... no sé que decir... gracias. siento que llegaste al punto exacto, con pocas palabras, que entendés y valorás, y percibís claramente.... también valoro mis ventanas, pero me faltaba "valor".
un beso especial.

Mon -

odalys, antes de haber tocado a esa puerta, caminé largas cuadras en un diálogo caótico conmigo misma... y después de haber tocado a esa puerta, encontré una buena oreja... a veces paso mucho tiempo sola, y eso no es bueno... porque no sólo necesito hablar para alguien, también necesito un par de ojos que me miren.
gracias por tus palabras y por tus deseos.
te mando un beso.

Mon -

hola moon: ah, sí... cuando se confunden (se funden, se tocan, se enfrentan), hacen precisamente eso: confundir.
pero no sé que va primero, si el huevo o la gallina. no sé si ocurre algo confuso, y entonces se nos mezcla todo... o nosotros mezclamos todo hasta confundir la cabeza con el alma... pero siempre hay un momento para meditar sobre eso. creo que cuando estamos confundidos, querer "ponerse a pensar" lo complica todavía más. yo prefiero "ponerme a sentir", y ahí sí, ahí hay una luz.
y claro que voy a cuidarme, besos linda.

PD: te mandé el mail.

muralla -

No me has visto, pero iba al lado de Odalys (me encanta ir con ella, tan serena, tan dulce, siempre) y he visto como llamabas a tu puerta, pero me fijé más y he visto como te abrías, te abrazabas y te consolabas mirando ese trozo de cielo que quedará para siempre en ese anillo...
Yo también tengo que vigilarme la presión de los ojos, de mis ventanas, y también guardaré tu cielo y tu azul en la retina de mi mente.
Un abrazo.Muralla

Odalys -

No sé si detrás de la puerta has hablado con alguien, yo te he seguido todo el rato y es como mirar el mundo a través de otros ojos que devuelven nostalgia pero que están vivos. Yo me entiendo. Me ha gustado mucho, como siempre. Cuídate esas "ventanas". Aunque se torne oscuro, que no te falte el cielo azul o como te guste mejor. Un abrazo.

Moonsa -

"Es mi cerebro que anda paseando por mi alma, seguro" como me ha gustado esa frase!. Daría algo por impedir que el mío hiciera eso algunas veces, porque no logra otra cosa que confundirme...Oye lo de la presión de tus ojos es cierto Mon?? Porque si lo es haz el favor de cuidarte eso :***

Mon -

Pero es inútil, solo sé escribir de lo que siento, de lo que me baila en el alma, de los fantasmas que no me dejan mirar a otro lado, de esa mirada, mirando...... ya ves Pedro, yo tampoco sé escribir sobre otra cosa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres